Este 2020 está siendo, a pesar de las dificultades de la crisis del coronavirus, un año de elevadas comisiones bancarias para los clientes particulares, pero, como la banca siempre gana, o nunca pierde, como se quiera ver, no han sido los únicos que han notado mermar sus depósitos, pues brokers, gestoras de fondos de inversión y empresas fintech, también.

Comisiones a gestoras y fintech

¿En qué consisten estas comisiones? Pues son el coste de la facilidad de depósito del Banco Central Europeo, es decir, el 0,5% de la cantidad que los bancos europeos tienen depositado en el BCE y no prestan a la economía real.

¿Cuáles son las entidades que las cobran? De momento, y que haya sido publicado en prensa, Banco de Santander y CaixaBank han sido las pioneras, aunque probablemente se vayan sumado más, e incluso con mayores porcentajes.

En este caso, las argumentaciones de los bancos son de una lógica aplastante, aunque quizá, teniendo en cuenta sus ganancias anuales, bien podrían dejar de percibir esas comisiones, pero la raíz está en la comisión que ellos tienen que pagar al Banco Central Europeo por el dinero que depositan que no tiene ninguna repercusión en la economía real.

Los porcentajes cobrados a brokers, gestoras de fondos de inversión, intermediarios financieros, fintech y compañías aseguradoras varían en función de las cantidades depositadas y el grado de compromiso que estas empresas adquieren con el banco, de la misma forma que se opera con los clientes particulares.

La mayor penalización la tienen los depósitos a menos de un año, con un 0,19%, que puede descender si las empresas contratan mayor número de servicios con el banco.

El origen de la comisión

La comisión que hoy día cobran CaixaBank y Banco de Santander en España a algunos de sus clientes empresariales se encuentra en 2019, cuando Mario Draghi, al frente del BCE, aprueba una subida del interés negativo de hasta el 0,5% por el dinero no prestado por las entidades financieras europeas, que en aquel momento era de 555.742 millones de euros.

A fecha de 2019 ya solo quedaban 257.906 millones, que le pueden proporcionar al BCE la friolera de 1.290 millones en comisiones.

Los bancos más perjudicados por esta comisión son los alemanes, franceses y holandeses, aunque los españoles pagaron 416 millones en 2018. No obstante, y dadas las cifras que manejan en sus informes anuales en concepto de beneficios, están muy lejos de suponer grandes perjuicios. Veremos si las fintech logran superar esta nueva traba con la que quizás no contaban.

 

Share This