Para los amantes de la ciencia ficción, y en particular para los admiradores de Westworld (guiño guiño), que una inteligencia artificial haga predicciones sobre el comportamiento humano es un gran hito. Esto es precisamente lo que está haciendo CaixaBank incorporando la computación cuántica a su actividad de innovación.

Y es que la entidad presidida por Jordi Gual ha realizado ya con éxito las pruebas del primer algoritmo de machine learning aplicado a la clasificación de riesgos de la banca española en cuanto a crédito.

CaixaBank, aplicando cálculo computación cuántica y computación convencional en distintas etapas del proceso, ha conseguido clasificar perfiles de riesgo de clientes utilizando un conjunto de datos público correspondiente a mil supuestos usuarios con un perfil muy similar a clientes reales, pero con información completamente figurada.

Con este proyecto, la entidad mejora en la simulación de escenarios de riesgo y aprendizaje automático (machine learning), donde los algoritmos son cada vez más complejos y requieren de grandes cantidades de datos para aprender, a la vez que avanza en su análisis de las aplicaciones de la computación cuántica.

Computación cuántica

Como nos indica CaixaBank en su página web, los ordenadores cuánticos se basan en las propiedades de los superconductores, que integran sus unidades de proceso, los qubits, en lugar de bits clásicos. Gracias a estas propiedades, tiene la capacidad de procesar multitud de variables y estados a la vez, logrando una capacidad de cómputo que crece exponencialmente con el número de qubits.

La computación híbrida aprovecha esta ventaja de cómputo exponencial para el complejo cálculo de parámetros de optimización de algoritmos de machine learning y los combina con métodos de computación clásica, aprovechando lo mejor de los dos mundos. Con la aplicación de algoritmos híbridos (cuánticos y clásicos) en el análisis de riesgo, se consigue llegar a las mismas conclusiones que con el método clásico en mucho menos tiempo.

CaixaBank fue el primer banco español, y uno de los primeros a nivel mundial, en introducir la computación cuántica a través de un proyecto de simulaciones de riesgo de activos financieros. En este área, la entidad catalana consiguió implementar un algoritmo capaz de evaluar el riesgo de dos carteras creadas específicamente por el proyecto a partir de datos reales, una de hipotecas y otra de bonos del Tesoro.

Quienes andamos estos días enganchados a la trama de Westworld seguramente veamos en todos estos procesos a un ancestro de Rebohoam, la inteligencia artificial que, a partir de la recopilación de los datos de todos los seres humanos, consigue predecir su comportamiento. La ciencia ficción está aquí y la banca innovadora no va a desaprovechar la oportunidad de utilizarla.

Share This