El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha declarado que “es inevitable” la pérdida de empleos en el sector financiero, en el marco de una entrevista realizada para el diario El Mundo que publica el propio Banco de España íntegra en su página web.

Inevitable pérdida de empleos por la digitalización

Según Hernández de Cos, “el diagnóstico que tenemos en Europa es que es un sector sometido a retos muy importantes. Han surgido las fintech por un lado y las big tech ya se están posicionando. Los tipos de interés reducidos también han reducido sus márgenes de intereses. Y hay un cierto exceso de capacidad en Europa. Estas son algunas de las causas que se encuentran detrás de esa baja rentabilidad de los bancos que ya se observaba antes de  esta  crisis.  ¿Qué  tienen  que  hacer  ante  estas  circunstancias?  Evidentemente, ganar eficiencia.”

Para el regidor del Banco de España, “la tecnología y la digitalización en  particular, permite a los bancos ofrecer servicios de forma similar a como lo hacían, pero con un coste más reducido, como sucede en otros sectores.  En  España  nos llama  más la atención porque partíamos de un sector bancario con un número de sucursales muy elevados. Estos procesos de  búsqueda de ganancias de eficiencia han llevado también a un proceso de consolidación bancaria.”

Sobre las fusiones bancarias

Aunque Hernández de Cos ha evitado pronunciarse sobre la fusión de CaixaBank y Bankia, al respecto de este tema ha afirmado que la transformación del sector financiero español todavía tiene mucho margen de maniobra  y que “a escala europea, para fortalecer la unión monetaria sería conveniente que se produzcan fusiones bancarias transfronterizas. Tendría  enormes  beneficios  para  la  unión  bancaria  a  través  de  una  mayor  integración financiera”.

A la pregunta sobre el problema que puede suponer la creación de bancos tan grandes y la posibilidad de que tengan que ser rescatados, responde que “la regulación financiera ha tratado de atajar posibles problemas en este ámbito al incorporar mayores requerimientos de capital y de MREL para una entidad cuando  aumenta  su  tamaño. Precisamente una parte  central  de  la  reforma  financiera internacional desarrollada en la última década se concentró en afrontar el problema de lo que  se  conoce  como  “demasiado  grande  para  caer”,  en  referencia  al  tamaño de  las entidades.”

Hernández de Cos se muestra muy optimista y subraya que el resultado de la evaluación de la reforma financiera muestra que ha tenido “efectos positivos sobre la resistencia y capacidad de resolución de los bancos”, aunque también menciona “algunas carencias, que deberán afrontarse a escala global en el futuro.”

En este sentido, la inclusión financiera sería una asignatura pendiente, ya que la reducción de sucursales ” podría generar  algunos riesgos  de  exclusión,  en  particular  en  determinados  colectivos  y  en  determinadas  zonas geográficas”.

Pérdida de empleos en CaixaBank y Bankia

Mientras las nuevas fusiones bancarias están en el aire, la ya anunciada por CaixaBank y Bankia sigue esperando una concreción mayor. Los sindicatos de Bankia exigen que haya un despido equitativo y una homologación de las condiciones laborales de los empleados que formen parte del nuevo CaixaBank, pues los trabajadores de Bankia tienen sueldos más bajos y despidos más baratos.

Los primeros contactos entre patronal y sindicatos se han iniciado, pero las negociaciones en firme no se llevarán a cabo hasta que se apruebe la fusión jurídica de ambos bancos.

Por el momento se está llevando a cabo un proceso de selección de amblas plantillas y, tal y como han publicado medios como Valencia Plaza, pasarán 1.200 trabajadores de Bankia y 2.400 de CaixaBank.

Share This